sábado, 10 de septiembre de 2011

Perdí la dirección donde escribirte ...

Perditudireccion


   Tal vez alguien pueda pensar que unas palabras en memoria de una amiga que ha partido, no interese mucho a un humilde blog que intenta hacer algún aporte a la genealogía o investigación genealógica, pero qué más natural a ello que la muerte, o no? No, definitivamente no se siente tan natural.-
   Lo doloroso es cuando debemos transitar la pérdida de un ser querido, y ese es el caso respecto de mi amiga, Graciela Sarasini, compañera de correrías, como diría ella, hoy recordándola más que nunca, ya que hace escasos instantes pasó el 9 de setiembre, primer aniversario de su partida.-
   Sé en el fondo de mi corazón que le hubiera encantado saber de la existencia de este pequeño blog, y estoy segura que hubiera tenido cientos de ideas para aportar.-
   Los que tuvimos el privilegio de conocerla, seguramente lo comprenderán, ya que ella no podía dejar de simplemente, estar.-
   Hoy a pesar de mis lágrimas, no puedo dejar de recordarla con una sonrisa, la última, al menos de las que yo recuerdo, cuando nada, pero nada en el mundo nos hacía presagiar su tan pronta partida. Recordar en mi memoria anécdotas, humoradas, como cuando llamó a casa para contarme que Aldo, la había sorprendido presentándose como un vendedor ambulante en el momento en que ella estaba amasando fideos!!!! O cuando pesquisamos, el presunto "deceso" de Rafael, que luego apareció por suerte, vivito y coleando, y si así lo intentara, podría seguir recordando.-
   Su presencia sigue tan viva dentro de mí como entonces, y con un lazo de esos invisibles, aún más entrañable y más fuerte que el de la sangre y el parentesco entre nosotras, que todavía no he podido entroncar.-
   A modo de despedida, les regalo aquí, algo que obviamente, no me pertenece, ya que no poseo el don maravilloso de la palabra que algunos tienen. Pero sí puedo reconocerla cuando tiene belleza. Obviamente se lo dedico a Graciela, y a sus seres queridos, huelgan ya mis palabras.-
   Amiga, tan sólo te nos has adelantado. Tu partida se siente fuerte y dolorosa para los muchos que te extrañamos.
Donde quiera que estés ...

Claudia Agnes


"... Perdí la dirección donde escribirte,

pero ya no me importa.

Me he quedado sin ti, por el camino,

sin tu luz, sin tu voz y sin tu sombra,

pero sé que tu ausencia, aunque no quieran,

será una ausencia corta.



Donde tengas tu nuevo domicilio,

mi tristeza y mi carta

llegarán a tus manos enseguida,

instantáneo dolor en telegrama.

Mientras yo las escribo van de a poco

sosegándome el alma.



Hasta pronto querido amigo mío,

volveremos a vernos,

cuando encuentre en la calle tus verdades,

cuando estallen pasiones en mi cuerpo,

cuando todo lo hermoso de este mundo,

me repita tus versos".



"Perdí tu dirección" (Carta a Pablo Neruda).-

Letra: Adriana Turchetti,

Música: Alberto Cortez.

Del álbum "Sueños y Quimeras" de Alberto Cortez.-





5 comentarios:

Beliera Aldo Abel dijo...

Querida Claudia: No importa la dirección el mensaje igual le llegara. Gracias por recordarla y tenerla presente.

Analía Montórfano dijo...

Claudia, qué buena amiga sos y qué buena amiga ha sido Graciela.
Ojalá ella pueda leer esta carta, es invalorable tu recordatorio y muy emocionante. Gracias por compartir tus sentimientos.
Tuve la suerte de conocerla personalmente el dia de esa foto!
Graciela sí que dejó huella!
Besos

Mónica Costantino dijo...

Claudia: las personas sólo mueren cuando no han dejado a su paso ninguna enseñanza, ningún legado, ninguna sonrisa provocada, espontaneamente, ante su recuerdo...no es el caso de Graciela y ese es nuestro consuelo.Cariños

Sergio dijo...

La muerte no nos roba los seres amados. Al contrario, nos los guarda y nos los inmortaliza en el recuerdo. La vida sí que nos los roba muchas veces y definitivamente. Gracias Claudia.

Susana B.Lista dijo...

Nos quedó pendiente una comida en su lugar de Carlos Kent.
Por un motivo u otro lo fuimos posponiendo.
Y ahora no se puede.
Pero, nos volveremos a encontrar.
Mientras tanto mis saludos y mi cariño.
Susana